Si vivieras en Cuba bajo un embargo económico, entenderías Bitcoin

Si vivieras en Cuba bajo un embargo económico, entenderías Bitcoin
0

Si vivieras en Cuba bajo un embargo económico, entenderías Bitcoin

Me llamo Erich García Cruz y soy un programador de 35 años. No tengo cuenta bancaria ni PayPal; tampoco uso tarjeta de crédito o débito Mastercard o Visa. Más de 60 bancos y plataformas de pago me han rechazado.

¿La razón? Nací y vivo actualmente en Cuba, un país que desde 1962 está sometido a un embargo económico impuesto por los Estados Unidos, el cual impide a las empresas de ese país, o a las estructuradas bajo la ley estadounidense, hacer negocios con Cuba.

Read this article in English.

Probablemente leas estas líneas desde un país que cuenta con todo tipo de soluciones financieras para enviar o recibir pagos. Los bancos, tal vez, te ofrezcan descuentos o mejores tasas de interés para atraer tu dinero. Y hasta incluso puedes darte el lujo de abrir cuentas en servicios financieros globales como PayPal o Wise.

Los cubanos no tienen ese privilegio. Empresas fintech como Venmo, Wise, Stripe o Revolut vetan y bloquean al instante a cualquier startup o persona cubana que intente acceder a ellas.

Para peor, Western Union —el último servicio disponible para que cubanos en el exterior enviaran dinero a sus familias— suspendió las transferencias en dólares estadounidenses a Cuba en noviembre de 2020, tras una sanción impuesta por la administración del entonces presidente de EE.UU., Donald Trump.

Los negocios cubanos también se ven seriamente afectados por el embargo, ya que no pueden recibir pagos a través de plataformas utilizadas a nivel mundial, como PayPal, Mastercard o Visa.

Todas estas restricciones, sin embargo, se han convertido en un terreno fértil para el ecosistema cripto en Cuba. Antes de las criptomonedas, ninguna herramienta había sido tan eficaz para romper un embargo que es anterior a la creación de internet.

Los cubanos no tienen Visa ni Mastercard, pero cuentan con PayWithMoon, plataforma que les permite cargar una tarjeta prepaga virtual con bitcoin (BTC). No pueden usar bancos, pero encontraron en bitcoin un banco que no requiere intermediarios y que funciona entre individuos. No son aceptados por Stripe, la omnipresente red de pagos por internet, pero pueden hacer transferencias en segundos a través de Lightning Network.

Cripto, la única opción

En Cuba no hay exchanges de cripto que permitan comprar cripto con pesos cubanos. La única forma de lograr esto es mediante grupos de WhatsApp o Telegram.

En general, vendedores y compradores coordinan una cantidad y un precio a través de mensajes, y luego deben confiar. El comprador de cripto depositará pesos cubanos en una cuenta bancaria local y esperará a que el vendedor cumpla su palabra y deposite bitcoin en la wallet indicada. Pero lamentablemente las estafas a través de estas plataformas son muy comunes, y los compradores a menudo no reciben nada.

Los cubanos recurren a estos métodos porque exchanges cripto como Coinbase o Binance los vetan instantáneamente, ya que estas compañías tienen que cumplir con el embargo.

Para las empresas cubanas es imposible utilizar pasarelas de pago que automatizan por ejemplo la venta de un libro o un simple servicio de entrega en Cuba a través de internet, a menos que el dueño de un negocio local tenga un familiar, amigo o socio comercial en el extranjero que pueda registrarse con una identidad no cubana.

Bitcoin soluciona esto.

En la actualidad los comercios cubanos deben tener una wallet personal para aceptar pagos en bitcoin, ya que ésta proporciona a los clientes un código QR para recibir transacciones. Si plataformas de automatización de pagos en bitcoin —como OpenNode— estuvieran disponibles en el país, los negocios locales podrían automatizar los pagos tanto en línea como físicamente. Pero, debido al embargo, esto no ha ocurrido hasta ahora.

En 2019 ingresé al mundo bitcoin y creé QvaPay, una empresa que permite a los cubanos recibir y enviar remesas a través de Bitcoin de manera rápida y con tarifas bajas. Actualmente el servicio cuenta con más de 48.000 usuarios que encuentran en cripto la única forma de mover dinero.

También paso mis días intentando promover el uso de bitcoin en toda la isla. Junto con algunos amigos creé Cuba es Bitcoin, el primer encuentro de emprendedores, artistas y entusiastas cripto en la isla. Nuestro primer evento tuvo lugar en La Habana, en febrero.

Creo que Cuba experimentará una especie de hiperbitcoinización en el sector privado, un fenómeno que ya ha estado ocurriendo de manera orgánica y sencilla a través de la aceptación de bitcoin en negocios como restaurantes o tiendas de reparación de celulares.

Los negocios que reciben criptomonedas como forma de pago suelen guardarlas para ahorrar o pagar suministros a otro proveedor. También compran cosas en EE.UU. a través de plataformas como Bitrefill o PayWithMoon. O las convierten a pesos cubanos para adquirir suministros dentro del país.

Aunque no hay datos oficiales sobre la adopción de cripto en Cuba, estimo que actualmente hay más de 20.000 cubanos que usan cripto a diario, mientras que por lo menos unas 200.000 personas han tenido una wallet o han utilizado cripto en algún momento. QvaPay y Bitremesas, dos empresas que he creado, han enviado cripto a más de 150.000 wallets distintas hasta ahora. Estas cifras pueden parecer minúsculas —cerca de 40 millones de adultos estadounidenses han invertido o comerciado con cripto—, pero dados nuestros obstáculos financieros hay un gran potencial de crecimiento.

Las criptomonedas también han entrado en el radar del gobierno cubano. En agosto el Banco Central de Cuba autorizó el uso de ciertos activos virtuales para transacciones comerciales y la concesión de licencias a proveedores de servicios de activos virtuales, con el fin de realizar ciertas actividades financieras como cobros de pagos.

Es comprensible que las empresas extranjeras deban obedecer las leyes locales — en este caso, el embargo impuesto por EE.UU.— y excluir a los cubanos del uso de sus servicios. Pero esto también impide que estas compañías ofrezcan soluciones de pago que potencien económicamente a sus usuarios.

La buena noticia es que Bitcoin no está sujeto a estas mismas leyes o restricciones geográficas. A Bitcoin los embargos no le interesan.

Este artículo fue traducido por Andrés Engler.

Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]

Join Our Newsletter

Sign up for free now and be the first to know about new updates.

Write a Comment